Un paseo por el Barranco Cardoso


Casa rural Espigas altas, Rodenas, Sierra de Albarracín, Teruel


Después del parón estival y recién estrenado el otoño, la berrea de los ciervos resuena por toda la Sierra de Albarracín. Desde Espigas altas retomamos nuestro blog, compartiendo con todos vosotros uno de nuestros paisajes preferidos: el Barranco Cardoso.

Nos gusta visitarlo en cualquier época del año, porque los cambios estacionales hacen que siempre sea diferente, pero siempre bello, lleno de color y de vida.

Podemos llegar al barranco andando desde Rodenas, tomando el sendero PR-TE 4, o acercarnos en coche por dos pistas en buen estado: una de ellas parte de la carretera que une Rodenas con Pozondón y la otra sale de la carretera que baja hacia Santa Eulalia del Campo, cerca de Pozondón.

En un paseo circular de algo más de dos horas veremos petroglifos del Neolítico, el poblado íbero del Puntal del Tío Garrillas, grabados rupestres y la escultura del Peruano. Y en todo momento rodeados por las singulares formaciones de arenisca roja que conforman el barranco.

Numerosas especies de pájaros nos acompañan durante el recorrido. También nos salen al paso reptiles, insectos y, con suerte, algún mamífero.

La flora, rica y cambiante según las estaciones del año, completa un conjunto de sensaciones que no os podéis perder en vuestra visita a este rincón de la Sierra de Albarracín.

El ser humano y el Barranco Cardoso

Desde la Prehistoria hasta nuestros días, el ser humano ha dejado su huella en este rincón de la Sierra de Albarracín.

Así lo demuestran los petroglifos al inicio del barranco, datados entre el Neolítico y el Bronce Antiguo, con motivos que representan espirales, cazoletas, canalillos o círculos concéntricos. Todo un tesoro.

De época íbera es el poblado del Puntal del Tío Garrillas, excavado durante 1981. Tiene un tamaño modesto, pero aún podemos observar algunas impresionantes piedras de su muralla.

A lo largo de todo el recorrido podemos encontrar grabados rupestres datados desde los inicios del siglo V a. C. hasta la época actual, pasando por inscripciones musulmanas exorcizadas con motivos cristianos.

Ya en los años setenta del siglo XX, Mauro Mistiano, artista de origen peruano que se enamoró de estas tierras, escogió uno de los abrigos que forma la arenisca para esculpir un tumi (cuchillo ceremonial de las culturas del Perú antiguo). Se trata de la escultura conocida por todos como el Peruano.

Paisaje y naturaleza

Como decíamos, el recorrido discurre en su mayor parte entre formaciones de areniscas rojas. Afloramientos que se originaron durante el triásico y se conocen como areniscas del Buntsandstein.

Las formas que adquieren estas rocas debido a la erosión son espectaculares y estamos seguros de que harán volar vuestra imaginación.

Si sois aficionados a los pájaros, no olvidéis los prismáticos en vuestro paseo por el Barranco Cardoso. Podréis disfrutar de numerosas especies, entre las que es habitual la magnífica águila real. Verla sobrevolar el barranco es una experiencia inolvidable.

Pero, además de los pájaros, la riqueza faunística está representada por reptiles (lagartos, lagartijas y culebras), infinidad de insectos (mariposas y libélulas son los más llamativos) o anfibios, como las ranas que se zambullirán en las pozas a vuestro paso.

Con suerte, al atardecer, algún corzo saldrá a comer a los sembrados o se acercará al arroyo a saciar su sed.

El paso de las estaciones hará que las pinceladas de color de la flora varíen a lo largo del año en el Barranco Cardoso.

Las choperas pasarán del verde al amarillo y quedarán desnudas en invierno, y los narcisos se abrirán en primavera, la estación más abundante en flores.

En otoño, los frutos del rosal silvestre, del espino albar (o majuelo) o de la zarzamora, entre otros, son la despensa para muchos de los habitantes de este paisaje.

Os invitamos a conocerlo y, si queréis, desde Espigas altas os acompañamos para que no os perdáis ningún detalle.

¡Ah! Y no anda muy lejos el castillo de los Ares

Ven a desconectar a la Sierra de Albarracín


Casa rural Espigas altas, Rodenas, Sierra de Albarracín, Teruel


¿Quieres relajarte unos días y olvidarte del estrés? ¿Necesitas descansar y recobrar la tranquilidad? Ven a desconectar a la Sierra de Albarracín, un territorio apasionante que te animamos a descubrir desde Espigas altas, una casa rural con encanto situada en Rodenas, donde encontrarás tu remanso de paz.

Rodenas, el pueblo de piedra roja de la Sierra de Albarracín

Rodenas se encuentra al norte de la comarca de la Sierra de Albarracín, en el límite con las comarcas turolenses del Jiloca y de la Comunidad de Teruel, y con la provincia de Guadalajara.

Este pintoresco pueblo está levantado junto a las últimas estribaciones de Sierra Menera, protegido del norte por una ladera de areniscas rojas del Buntsandstein, rocas que afloraron durante el período triásico. Popularmente conocidas como piedra de rodeno, han dado nombre a Rodenas, uno de los pueblos más bonitos de la Sierra de Albarracín.

Al pasear por sus calles y visitar su rico patrimonio cultural, con el envolvente tono rojizo de sus piedras, conseguirás desconectar y olvidarte del mundanal ruido.

Desde la parte más alta de Rodenas, Espigas altas vigila la cisterna (interesantísimo aljibe musulmán), la torre del campanario de la iglesia de Santa Catalina (declarada Bien de Interés Cultural), la fachada de la casa de los Julianes (una de las casas solariegas mejor conservadas) y los tejados del entramado urbano. Y al fondo, los campos de cereal, las parameras y el sugerente perfil de la Sierra de Albarracín, un paisaje habitado por la calma y la serenidad que evocan los horizontes abiertos.

Los campos de cereal

Al llegar a Rodenas, los campos de trigo, cebada, avena o centeno muestran un paisaje cambiante según las estaciones del año y los ciclos de la cosecha.

Mares de espigas tiñen los campos de verdes en primavera y dorado al llegar el verano, cuando llega el momento en que los habitantes de estas tierras de la Sierra de Albarracín se preparan para cosechar “… unas espigas altas, dispuestas para el pan”.

Las parameras, un paisaje para desconectar

Los alrededores de Rodenas ofrecen atractivos muy diversos (desde castillos medievales, como el de Peracense, a barrancos de rodeno), pero, sin duda, las parameras constituyen un territorio único y fascinante.

Son extensiones abiertas, a más de 1.000 m de altitud, sustentadas sobre un suelo calizo, antiguo fondo marino del período jurásico. Su relieve kárstico ha favorecido la formación de dolinas (también llamadas hoyones o celadas) y simas, impresionantes hundimientos del terreno que alcanzan en esta zona de la Sierra de Albarracín dimensiones muy considerables.

Además, las parameras albergan una cantidad de vida que puede pasar desapercibida a simple vista. Matorrales, flores, mariposas o aves esteparias, como la escasísima alondra ricotí, habitan estos paisajes y los llenan de color, de sonidos, de magia y de sosiego.

Espigas altas, una casa rural con encanto

Después de un paseo por Rodenas, por los campos de cereal, por las parameras, ¿qué te ofrece Espigas altas?

Espacios amplios y acogedores, un patio que respira tranquilidad y unas habitaciones encantadoras, con paredes de piedra de rodeno, vigas de madera y suelos de yeso de Albarracín, dispuestas para tu reposo.

En la entrada, un singular banco de piedra te recibe y te invita a disfrutar de unos atardeceres inolvidables. Cierra los ojos, siente la calma, escucha el canto de los pájaros y relájate.

¡Ven a desconectar a la Sierra de Albarracín, ven a Rodenas!

De navajos y balsas


Casa rural Espigas altas, Rodenas, Sierra de Albarracín, Teruel


Hace un par de semanas recorrimos los nueve kilómetros de la carretera que une Rodenas y Pozondón para visitar una serie de balsas, navajos (o lavajos) y charcas que presentaban un aspecto inmejorable gracias a las lluvias del pasado otoño, que las han llenado como hace años que no se veía.

Sin tener que abandonar apenas la carretera se puede disfrutar de estos pequeños oasis: la balsa del Pozo del Collao, la balsa del Campo, la laguna de Campoblanco, Navacavera, etc. Aunque el hombre mantiene muchos de estos enclaves para uso ganadero, en ocasiones proporcionan avistamientos de fauna muy interesantes.

Hemos pasado muy buenos ratos detrás de un matorral, dentro del coche o metidos en el hide, prismáticos y cámara en mano. Precisamente en una de estas balsas (Navacavera, a los pies del cerro de San Ginés) pudimos disfrutar hace unos años de la presencia de un bisbita gorgirrojo. Rarezas aparte, son muy habituales los pequeños pájaros que sacian en ellas su sed (pardillos, jilgueros, verdecillos, pinzones, escribanos y un largo etcétera), así como mamíferos que habitan estas zonas (corzos, ciervos y zorros, entre otros).

Laguna de Tordesilos


Casa rural Espigas altas, Rodenas, Sierra de Albarracín, Teruel


Ayer martes 12 de febrero visitamos la laguna de Tordesilos, a tan sólo 5 km de Espigas altas.

Es una laguna de modestas dimensiones, ocupada en su mayor parte por un frondoso carrizal  y con algunas áreas de espadaña, que casi siempre nos ofrece algún avistamiento interesante.

Dando la vuelta a su perímetro pudimos ver una veintena de azulones, un par de fochas, un aguilucho lagunero macho, un esmerejón, unos cuantos escribanos palustres y un par de limícolas que bien podrían ser andarríos grandes.

 

Laguna del Cañizar


Casa rural Espigas altas, Rodenas, Sierra de Albarracín, Teruel


Es un placer inaugurar nuestro blog con la jornada de celebración del Día de los Humedales que se llevó a cabo ayer domingo 10 de febrero en la laguna del Cañizar, un tesoro de la naturaleza apenas conocido y que tenemos a 30 minutos de Espigas altas. ¡Visita obligada para amantes de la naturaleza y, en especial, para pajareros y pajareras!

Pudimos ver miles de grullas que han elegido el Cañizar como lugar de invernada. La recuperación de la mayor laguna de agua dulce de la península, junto con sus nuevas instalaciones, recorridos y observatorios, nos permitirá disfrutar de avistamientos que harán las delicias de los aficionados a la ornitología. ¡A ver si el avetoro nos acompaña esta primavera, como lo ha hecho en anteriores ocasiones! Os iremos informando…