Ven a desconectar a la Sierra de Albarracín


Casa rural Espigas altas, Rodenas, Sierra de Albarracín, Teruel


¿Quieres relajarte unos días y olvidarte del estrés? ¿Necesitas descansar y recobrar la tranquilidad? Ven a desconectar a la Sierra de Albarracín, un territorio apasionante que te animamos a descubrir desde Espigas altas, una casa rural con encanto situada en Rodenas, donde encontrarás tu remanso de paz.

Rodenas, el pueblo de piedra roja de la Sierra de Albarracín

Rodenas se encuentra al norte de la comarca de la Sierra de Albarracín, en el límite con las comarcas turolenses del Jiloca y de la Comunidad de Teruel, y con la provincia de Guadalajara.

Este pintoresco pueblo está levantado junto a las últimas estribaciones de Sierra Menera, protegido del norte por una ladera de areniscas rojas del Buntsandstein, rocas que afloraron durante el período triásico. Popularmente conocidas como piedra de rodeno, han dado nombre a Rodenas, uno de los pueblos más bonitos de la Sierra de Albarracín.

Al pasear por sus calles y visitar su rico patrimonio cultural, con el envolvente tono rojizo de sus piedras, conseguirás desconectar y olvidarte del mundanal ruido.

Desde la parte más alta de Rodenas, Espigas altas vigila la cisterna (interesantísimo aljibe musulmán), la torre del campanario de la iglesia de Santa Catalina (declarada Bien de Interés Cultural), la fachada de la casa de los Julianes (una de las casas solariegas mejor conservadas) y los tejados del entramado urbano. Y al fondo, los campos de cereal, las parameras y el sugerente perfil de la Sierra de Albarracín, un paisaje habitado por la calma y la serenidad que evocan los horizontes abiertos.

Los campos de cereal

Al llegar a Rodenas, los campos de trigo, cebada, avena o centeno muestran un paisaje cambiante según las estaciones del año y los ciclos de la cosecha.

Mares de espigas tiñen los campos de verdes en primavera y dorado al llegar el verano, cuando llega el momento en que los habitantes de estas tierras de la Sierra de Albarracín se preparan para cosechar “… unas espigas altas, dispuestas para el pan”.

Las parameras, un paisaje para desconectar

Los alrededores de Rodenas ofrecen atractivos muy diversos (desde castillos medievales, como el de Peracense, a barrancos de rodeno), pero, sin duda, las parameras constituyen un territorio único y fascinante.

Son extensiones abiertas, a más de 1.000 m de altitud, sustentadas sobre un suelo calizo, antiguo fondo marino del período jurásico. Su relieve kárstico ha favorecido la formación de dolinas (también llamadas hoyones o celadas) y simas, impresionantes hundimientos del terreno que alcanzan en esta zona de la Sierra de Albarracín dimensiones muy considerables.

Además, las parameras albergan una cantidad de vida que puede pasar desapercibida a simple vista. Matorrales, flores, mariposas o aves esteparias, como la escasísima alondra ricotí, habitan estos paisajes y los llenan de color, de sonidos, de magia y de sosiego.

Espigas altas, una casa rural con encanto

Después de un paseo por Rodenas, por los campos de cereal, por las parameras, ¿qué te ofrece Espigas altas?

Espacios amplios y acogedores, un patio que respira tranquilidad y unas habitaciones encantadoras, con paredes de piedra de rodeno, vigas de madera y suelos de yeso de Albarracín, dispuestas para tu reposo.

En la entrada, un singular banco de piedra te recibe y te invita a disfrutar de unos atardeceres inolvidables. Cierra los ojos, siente la calma, escucha el canto de los pájaros y relájate.

¡Ven a desconectar a la Sierra de Albarracín, ven a Rodenas!

Minas de Ojos Negros


Casa rural Espigas altas, Rodenas, Sierra de Albarracín, Teruel


A finales del pasado mes de febrero nos acercamos a las minas de Ojos Negros, a tan sólo 15 km de Espigas altas, en la vecina comarca del Jiloca. Se trata de unas minas de hierro a cielo abierto explotadas en su día por la Compañía Minera de Sierra Menera.

Accedimos fácilmente por una pista en buenas condiciones que parte del Barrio del Centro del antiguo poblado minero de Sierra Menera, junto a la vieja locomotora. Lo que nos fuimos encontrando al remontar la pista es sencillamente alucinante: todas las variedades de rojos, ocres, amarillos, azules o grises que te puedas imaginar, lagos que llenan fondos de excavaciones ya abandonadas, restos de instalaciones industriales… Un paisaje resultado de la fusión entre el duro trabajo del hombre y el lento pero constante avance de la naturaleza, que sigue transformándolo.

Las vistas a lo largo del recorrido y desde los miradores, como el de la Marajosa, ya en lo más alto, completaron la visita a las minas de ojos Negros. No os la podéis perder.

Sierra Palomera


Casa rural Espigas altas, Rodenas, Sierra de Albarracín, Teruel


Esta mañana nuestro destino ha sido sierra Palomera, a 35 km de Espigas altas. Hemos aparcado junto a la caseta de los cazadores, en Torremocha, y hemos iniciado el ascenso al pico Palomera.

Guiados por nuestros amigos de Pozondón, Carles y Magda, muy buenos conocedores de esta magnífica mole calcárea que se yergue desafiante sobre la planicie del Jiloca, hemos podido disfrutar de unas vistas espectaculares y de la compañía de un nutrido rebaño de cabras monteses (Capra pyrenaica).

Sierra Palomera nos ofrece muy variadas posibilidades para conquistar su cima, desde pistas y sendas sin apenas dificultad hasta una vía ferrata para los más osados. Hoy hemos subido por una canal en su vertiente sur y hemos cresteado sobre unos formidables estratos verticales hasta alcanzar el vértice geodésico situado a 1.529 m de altitud.

La bajada por una torrentera jalonada por quejigos (Quercus faginea) y carrascas (Quercus ilex rotundifolia) ha sido el broche de oro a una preciosa ruta circular de unos 7 km de longitud y unos 450 m de desnivel, que hemos completado en algo menos de tres horas. ¡Una maravilla!

Ladera de Rodenas


Casa rural Espigas altas, Rodenas, Sierra de Albarracín, Teruel


Esta tarde hemos subido la ladera de Rodenas tomando una senda que tiene su inicio detrás de Espigas altas. Con nuestro amigo Josete hemos recorrido de punta a punta la cima de este promontorio, disfrutando de las curiosas formaciones que provoca la erosión en las piedras de rodeno (areniscas del Buntsandstein).

Desde aquí arriba las vistas son extraordinarias: la laguna de Gallocanta, el valle del Jiloca, la sierra Palomera, el castillo de Peracense, las parameras de Pozondón, etc.

Caminando entre jaras y atravesando praderas, hemos pasado junto a los restos del castillo de Rodenas, encaramado a unas rocas de grandes dimensiones. ¡Y todo en apenas dos horas!