Carrascas centenarias y castillo de Zafra


Casa rural Espigas altas, Rodenas, Sierra de Albarracín, Teruel


En esta entrada del blog os proponemos una ruta de un día para visitar dos lugares fascinantes muy cerca de Espigas altas: las carrascas centenarias de El Pedregal y el castillo de Zafra.

Tal y como os explicamos en el apartado Qué hacer de nuestra web, la ubicación de nuestra casa rural nos permite disfrutar, sin grandes desplazamientos, no sólo de la Sierra de Albarracín sino de comarcas vecinas, como el Jiloca, en Teruel, o el Señorío de Molina – Alto Tajo, en Guadalajara.

Carrascas centenarias de El Pedregal

Aprovechando un fin de semana primaveral del pasado mes de febrero, cogimos el coche y en menos de media hora llegamos a El Pedregal, pueblo de la vecina comarca del Jiloca.

Allí encontramos a Ángel Reyes, vecino amabilísimo que nos indicó el inicio de la ruta de las carrascas centenarias. Junto a la fuente y los lavaderos, en el extremo norte del pueblo, una pista nos acerca en 100 m al punto de partida.

Se trata de una ruta circular de algo menos de 7 km y perfectamente señalizada que discurre por pistas en muy buen estado. En esta ocasión la hicimos en coche, lo que nos permitió demorarnos en contemplar, tocar y fotografiar unos árboles impresionantes.

Seis paneles explicativos a lo largo de la ruta marcan puntos donde hacer un alto para conocer mejor el entorno, sus habitantes y las actividades que se han desarrollado a lo largo de los años. Podéis aprovechar para gozar de cerca de los magníficos ejemplares de carrascas que nos acompañan durante todo el recorrido.

Desde el paraje conocido como Gayubarejos, se contemplan las carrascas centenarias salpicando la ladera que queda a nuestra derecha, al otro lado de los campos de labor. Vale la pena cruzarlos por los márgenes y acercarse a ver estas reliquias del pasado.

Merece especial atención la Gran carrasca, o carrasca del Rullo, en el collado La Hoz. Es el ejemplar más antiguo y de mayores dimensiones del término. Por desgracia, la nevada del pasado enero quebró uno de sus brazos principales.

Junto al corral de La Retuerta, las carrascas configuran un paisaje adehesado. Se pueden encontrar ejemplares muy curiosos, algunos de ellos prácticamente horizontales.

Castillo de Zafra

Después de comer y estirarnos a reposar bajo una de las carrascas en la zona de La Retuerta (experiencia altamente recomendable), finalizamos nuestra ruta de las carrascas centenarias y nos dirigimos a Hombrados, en Guadalajara.

El castillo de Zafra pertenece al municipio de Campillo de Dueñas, pero accedimos muy fácilmente desde Hombrados. Se llega a Hombrados por la misma carretera N-211 que nos llevó a El Pedregal. Menos de 20 km separan El Pedregal del castillo de Zafra.

El interior del castillo no se puede visitar, pero su sola presencia, encaramado sobre un promontorio de piedra de rodeno, y la esbeltez desafiante de sus torres te dejan boquiabierto. Sin duda, por ello sirvió de escenario para algunas escenas de la serie Juego de tronos.

El entorno del castillo recuerda mucho al paisaje que envuelve Rodenas, afloraciones de areniscas rojas del Buntsandstein. Os recomendamos alargar la visita hasta la puesta de sol y disfrutar de los tonos rojizos del rodeno, resaltados por la última luz del día.

Además tuvimos la suerte, al ser mediados de febrero, de ver y oír pasar grandes bandos de grullas en su migración hacia el norte.

Y así, con ese magnífico atardecer en nuestras retinas, emprendimos el regreso hacia Espigas altas.

Carrascas centenarias y el castillo de Zafra, sin prisas, sin ruidos, en un día para recordar.

Molinos de viento


Casa rural Espigas altas, Rodenas, Sierra de Albarracín, Teruel


Dos molinos de viento cerca de Rodenas

El pasado mes de mayo nos acercamos a los dos molinos de viento próximos a Espigas altas. Uno está en Ojos Negros, en la comarca del Jiloca (Teruel), a 17 km de Rodenas, y el otro en Alustante, en la comarca del Señorío de Molina-Alto Tajo (Guadalajara), a 20 km de Rodenas.

Estamos acostumbrados a relacionar molinos de viento con Campo de Criptana, Consuegra o Mota del Cuervo, en La Mancha, de ahí que nos picara la curiosidad al conocer la existencia de los molinos de Ojos negros y de Alustante, los dos únicos ejemplos que se conservan restaurados en estas sierras.

A sus pies, impresionan las grandes aspas (al molino de Alustante le falta la que está por encima de la caperuza) y rápidamente viene a nuestra mente la imagen de don Quijote acometiendo contra los gigantes.

Uso

Los molinos harineros eran imprescindibles para obtener un alimento tan básico como el pan. Su importancia era tal que llegaron a construirse molinos de extraordinarias dimensiones, que podían llegar a costar más que un palacio o una iglesia. Nuestros dos molinos son más modestos, aun teniendo magníficas dimensiones.

Se construyeron para complementar o sustituir los ya existentes molinos de agua, que dependían de unas corrientes de agua que comenzaron a flaquear a inicios del siglo XIX, en un contexto climático cada vez más seco.

Situación

Ambos edificios se encuentran a las afueras de la población. El molino de Ojos Negros, en un alto a la izquierda de la carretera antes de llegar a Ojos Negros desde Rodenas, una vez pasado el barrio minero del Hospital. El molino de Alustante domina una explanada a la derecha de la carretera que lleva a Alcoroches.

Laguna de Tordesilos


Casa rural Espigas altas, Rodenas, Sierra de Albarracín, Teruel


Ayer martes 12 de febrero visitamos la laguna de Tordesilos, a tan sólo 5 km de Espigas altas.

Es una laguna de modestas dimensiones, ocupada en su mayor parte por un frondoso carrizal  y con algunas áreas de espadaña, que casi siempre nos ofrece algún avistamiento interesante.

Dando la vuelta a su perímetro pudimos ver una veintena de azulones, un par de fochas, un aguilucho lagunero macho, un esmerejón, unos cuantos escribanos palustres y un par de limícolas que bien podrían ser andarríos grandes.