Minas de Ojos Negros


Casa rural Espigas altas, Rodenas, Sierra de Albarracín, Teruel


A finales del pasado mes de febrero nos acercamos a las minas de Ojos Negros, a tan sólo 15 km de Espigas altas, en la vecina comarca del Jiloca. Se trata de unas minas de hierro a cielo abierto explotadas en su día por la Compañía Minera de Sierra Menera.

Accedimos fácilmente por una pista en buenas condiciones que parte del Barrio del Centro del antiguo poblado minero de Sierra Menera, junto a la vieja locomotora. Lo que nos fuimos encontrando al remontar la pista es sencillamente alucinante: todas las variedades de rojos, ocres, amarillos, azules o grises que te puedas imaginar, lagos que llenan fondos de excavaciones ya abandonadas, restos de instalaciones industriales… Un paisaje resultado de la fusión entre el duro trabajo del hombre y el lento pero constante avance de la naturaleza, que sigue transformándolo.

Las vistas a lo largo del recorrido y desde los miradores, como el de la Marajosa, ya en lo más alto, completaron la visita a las minas de ojos Negros. No os la podéis perder.

Sierra Palomera


Casa rural Espigas altas, Rodenas, Sierra de Albarracín, Teruel


Esta mañana nuestro destino ha sido sierra Palomera, a 35 km de Espigas altas. Hemos aparcado junto a la caseta de los cazadores, en Torremocha, y hemos iniciado el ascenso al pico Palomera.

Guiados por nuestros amigos de Pozondón, Carles y Magda, muy buenos conocedores de esta magnífica mole calcárea que se yergue desafiante sobre la planicie del Jiloca, hemos podido disfrutar de unas vistas espectaculares y de la compañía de un nutrido rebaño de cabras monteses (Capra pyrenaica).

Sierra Palomera nos ofrece muy variadas posibilidades para conquistar su cima, desde pistas y sendas sin apenas dificultad hasta una vía ferrata para los más osados. Hoy hemos subido por una canal en su vertiente sur y hemos cresteado sobre unos formidables estratos verticales hasta alcanzar el vértice geodésico situado a 1.529 m de altitud.

La bajada por una torrentera jalonada por quejigos (Quercus faginea) y carrascas (Quercus ilex rotundifolia) ha sido el broche de oro a una preciosa ruta circular de unos 7 km de longitud y unos 450 m de desnivel, que hemos completado en algo menos de tres horas. ¡Una maravilla!